Tomar decisiones grandes cuando eres mamá

publicado en: Más sobre mí | 12

Volver a casa… ¿o no?

 

Muchos ya sabréis que nos vienen algunos cambios gordos… Este Post ha sido de los más difíciles de escribir de todo el Blog, supongo que porque es muy personal. He estado atascada con él varias semanas y aún siento que no digo todo lo que quiero sacar, que todo está a medio procesar

Tras 2 años y medio en Munich nos volvemos a España, a Valencia: vuelvo a mi trabajo en la Orquesta. Ponemos fin al periodo sabático que me tomé desde la baja del embarazo, por el cual estoy absolutamente agradecida y del que no me he arrepentido ni un solo día.

La decisión de volver ha sido agridulce y dificilísima de tomar para los dos, no solo por la mudanza sino porque yo pasaré a ser el soporte económico estable de la familia mientras Papá extraterrestre viaja por el mundo. Y porque esta Conciliación (me da la risa cada vez que veo esta palabra…) de “Tetris” que nos ha salido va a ser toda una aventura. Ya veremos cómo nos apañamos…

Es cierto lo que dicen de que convertirse en padres nos pone todo patas arriba. Un día te das cuenta, así de repente, de que las decisiones que habías tomado sobre tu vida, el orden de las prioridades que tenías antes, cambian por completo. Y no es que no quieras hacer carrera ya, ni que seas menos profesional, ni que te quieras volver ama de casa y olvidarte de quién eres, sino que te toca combinar todo lo de antes con la gran responsabilidad de criar a un ser humano chiquitito que te chupa toda la energía. Te toca reinventarte para poder llegar a todo, para poder estar presente sin dejar de ser tú, para poder ofrecerle lo mejor a esa criatura que te ha elegido a tí…

 

Una responsabilidad MUY gorda…

 

Y aquí tenemos la eterna duda… lo que nos ha llevado por el camino de la amargura estos meses para decidir.

Porque… ¿Qué es lo mejor?

¿Es la mejor educación?, ¿o muchos idiomas?, ¿el mejor entorno?, ¿estabilidad?, ¿tener de todo?, ¿una casa más grande con jardín y habitaciones para todos?, ¿más contacto con la naturaleza?, ¿mejor comida?, ¿mejor clima?, ¿alegría de vivir o vida enfocada al éxito profesional y material?, ¿más cercanía y presencia de familia y amigos?, ¿mejores perspectivas de futuro a nivel económico?, ¿mejor posición social?, ¿un país con mejores prestaciones?

O será quizás… ¿lo mejor de nosotros?

Os confieso que una parte de mí quiere mandarlo todo a la mierda e irnos a una aldea perdida en las montañas a vivir como en Captain Fantastic para criar a Bichillo en libertad, pasar de escolarizar y salirnos del sistema… Pero hay otra Priscilla que oye música, una sinfonía gorda, de Mahler o Tchaikovsky por ejemplo, y es incapaz de reprimir las lágrimas por el torrente de emociones que recorren su cuerpo. Esa parte de mí sabe que haga lo que haga, ponga las capas que ponga encima, muy en el fondo soy músico y además tengo la enorme suerte de poder vivir de ello. Aunque tenga mis reservas respecto a cómo está montado el chiringuito musical (por eso estábamos en Alemania, porque aquí la música existe y es de “primera división”, se respeta, se valora y se entiende; hay muchas orquestas, hay cultura, hay trabajo…).

Pero es que todavía hay más Yoes! Hay otra Priscilla a la que le flipa seguir investigando y experimentando cosas, inventando juegos con Bichillo, escribiendo Posts para el blog y haciendo planes que no tienen nada que ver con mi carrera original. Mamá Extraterrestre es ya mucho más que un hobby, es parte de nuestra familia, y es mi segundo trabajo, aunque aún no se manifieste económicamente.

¿¿Y cómo se integran todas estas personalidades y sueños con las de Papá Extraterrestre y con lo que queremos para Bichillo??

Al final, por mucho que uno piense qué es lo mejor y la razón nos señale un camino clarísimamente, hay que elegir con el corazón en la mano, y buscar bien dentro qué es lo que a uno le llena.

 

¿Sacrificio o Coherencia?

 

Y a raíz de ponerme a escuchar a mi corazón, estos últimos meses me he preguntado mucho quién soy de verdad, qué quiero hacer y en quién me he convertido. En si es coherente con mi esencia, si avanzo en la dirección correcta. Cuando las cosas se sienten como un sacrificio, me pregunto por qué creo que estoy sacrificando. No quiero tener que echarle nunca a nadie (y menos a mi pareja o a mi hija) en cara el “…después de todo que he hecho yo por tí…”. Si decido algo, que sea porque estoy convencida y porque YO quiero hacerlo sin esperar nada a cambio.

Porque pienso que no es nada sano renunciar a quiénes somos para convertirnos en pareja o padres, el perdernos a nosotros mismos por el camino. A veces es necesario fundirse y empatizar pero hay que mantener la vista en el horizonte. Muchas veces creemos que para dar “lo mejor” a nuestra familia hay que darles todo y quedarnos secos. Pero no debería ser así, debería ser darnos lo mejor primero a nosotros mismos. Cuidarnos el cuerpo y el alma, hacer nuestro camino en paz, libremente, fieles a nuestros valores. Mostrarles lo que es la felicidad con nuestro ejemplo cotidiano. Ellos se adaptan y, lo que es más importante, nos miran constantemente y aprenden. Si justificamos quiénes somos por su existencia, nos hacemos dependientes de ellos, nos volvemos una carga y nos convertimos en tóxicos

(De esto os tengo que hablar largo y tendido, me he leído estas navidades éste libro magnífico y aún lo estoy digiriendo.)

 

Fluir con el viento

 

Irnos de Alemania, no os voy a engañar, implica una renuncia enorme para todos. Pero aunque Alemania es un país muy duro, nos vamos muy agradecidos. El otro día pasé por delante de nuestro primer piso en Múnich y viajé en el tiempo a aquellos días cuando acabábamos de llegar aquí, yo embarazada de 6 meses, con todas las ilusiones, los sueños y las incertidumbres. Al irnos renunciamos a todos esos sueños no cumplidos, a todas los planes pendientes de hacer por falta de tiempo o dejadez…

Pero no es blanco o negro. Irse no es una derrota, Múnich ha tenido muchísimas cosas buenas -aunque los planes originales eran completamente distintos… y es que ¡no teníamos ni idea de la que se nos venía encima siendo padres!-. He tenido el enorme privilegio de dedicarme a criar a Bichillo los 2 primeros años de su vida mientras Papá Extraterrestre estaba ahí, presente, sosteniéndonos, y se hacía cargo de lo material. Gracias a él he podido desaparecer completamente del mundo en mi Puerperio y reaparecer a mi ritmo. He podido tener el espacio y el apoyo para ser YO, para volver cómo y cuando ha surgido, sin presiones de ningún tipo. Además, yo estaba muy enfadada con la música, hasta el punto que pensé que no volvería a dedicarme a ello, y he tenido tiempo de reencontrarme y reintegrarla en mi vida de nuevo. Mientras tanto, Papá Extraterrestre ha tenido su momentazo profesional y ha cumplido varios de sus sueños (e incluso algunos de los míos, y como yo estaba ocupada criando, ¿quién mejor para cedérselos?).

No sabemos qué vendrá después, no queremos hacer planes. Veremos cómo va el viento, cómo nos encontramos en nuestra nueva vida, cómo salen las cosas. Porque irnos a España tiene infinitas cosas buenas que nos apetece muchísimo experimentar como familia. Y ya os contaremos…

 

El Bambú que se curva es más fuerte que el Roble que resiste

 

Eso sí, a modo de ritual de despedida, tenéis ya el Post de las “10 cosas que voy a echar de menos de Alemania, y las 10 que estoy deseando perder de vista”. Se suponía que este Post que acabáis de leer era la introducción del otro, pero ha tomado vida propia…

 

Contadme vosotros, papás y mamás expatriados y repatriados del mundo, ¿cómo han sido vuestras experiencias? ¿cómo ha sido irse o volver? ¿os arrepentís? ¿qué echáis de menos? ¿cómo son las cambios con niños, se adaptan fácil? ¿cómo han sido vuestras decisiones, agridulces como las nuestra? ¿se ve todo más claro con el tiempo

Y los que viváis en Valencia (que Google Analytics me sopla que sois unos cuantos…) por favor contadme todo tipo de cosas para hacer por allí con la peque!! Estoy deseando redescubrir la ciudad con Bichillo 🙂  

-Que… por cierto… estamos buscando guardería-escoleta-proyecto molón… (Como me leéis ya sabéis lo que nos gusta, jeje) Tenemos algunas guarderías encontradas por internet que nos gustan, pero lo mejor de verdad sería leer vuestras recomendaciones. Aun nos queda la fase final de estar allí y ir a conocerlas en persona a ver qué nos dicen las tripas… Chanchaaaan

 

Tengo muchas cosas que contaros y muy muy poco tiempo, intentaré sacar el Post de la Feria de Juguetes de Nüremberg. Y acabo de colgar el del Disfraz de Carnaval de Bichillo

 

Hasta pronto!!! :*

 

 

 

 

12 Respuestas

  1. Hemos tenido decisión importante en los últimos días: el colegio del peque que cumple 3 años. Ufff. Meses dando vueltas, gente intentando convencerme de que el mejor era uno X, por diferentes razones. Casi a punto de dejarme arrastrar, el último día decidí que tenía que seguir mi corazón, la idea original que tenía desde el principio. Una liberación, muy contenta. No sé si me habré equivocado.

    Ánimo con todo.

    • Seguro que no te has equivocado Silvia, la intuición siempre sabe lo que es mejor.
      Nosotros nos acabamos de dar cuenta de que lo que necesitamos es cole también para septiembre… Bichillo es de Diciembre y empieza ya! Comenzaremos la búsqueda en cuanto estemos en Valencia, no sabes el miedo que me da equivocarme, te entiendo perfectamente. Un saludo y suerte con las decisiones!

  2. Hola! Me he sentido tan identificada que tenía que escribir. Este agosto mi familia y yo hemos vuelto a Barcelona después de estar 6 años viviendo en Suiza. Nos fuimos porque mi marido y yo queríamos probar la experiencia de vivir en el extranjero y buscando a mí me salió la oportunidad de trabajar con la misma empresa que estaba en España pero en la central que estaba en Suiza. La idea fue un par de años y volver pero la realidad fue que hemos tenido 2 hijos allí y que casi no volvemos. Hemos vuelto porque a mi marido le ha salido una oportunidad de trabajo en Barcelona que quería aprovechar y yo a raíz de ser madre he ido cambiando de preferencias profesionales y en España es más fácil poner a la práctica. La decisión fue dura y aún lo pienso y me pongo triste. Después de tanto tiempo allí ahora me parece que fue todo un sueño. Estar aquí tiene sus pros y contras, como todo. Y a mí en especial me ha costado acostumbrarme, a los niños no (4 y 1.5 años). Pienso que no hay buena o mala decisión y que hay que aprovechar las oportunidades que te dá cada lugar y cada momento. Mucha suerte y bienvenidos!

    • Yo pienso lo mismo Elena. La vida te va llevando y tu te adaptas como puedas, al final son todo experiencias que te suman y te hacen crecer como persona-pareja-familia. Me alegra oír que a tus peques no les ha costado nada el cambio, todos me decís lo mismo… por algo será. Un abrazo y gracias por compartir tu historia 😉

  3. Sitio muy chuli que yo no pude permitirme económicamente es Palma Kids Montessori. Échale un ojo… y bienvenida a la terreta!

    • Gracias Katia, ya lo tengo mirado! Gracias a Internet y a vuestras recomendaciones ya tenemos todo más o menos visto, nos falta ir a visitar sitios y ver qué nos dicen las tripas 🙂

  4. Vaya gran cambio! Con vuestra forma de aceptar los retos diarios estoy segura de que independientemente de donde estéis, os irá genial 😘

    • Hola Miyuki,
      Si, gran cambio y mucho miedo… pero seguro que nos trae cosas buenas. Gracias por escribir guapa :*

  5. Buenos dias y bienvenido de vuelta a Valencia!

    Valencia es bonito para estar con niños ya veras, en el rio hay mucho espacio verde, y en las bibliotecas se hacen muchas actividades culturales. Hay un colegio Montessori imposible de pagar para nosotras pero que tiene buen aspecto, y algunas guardes alternativas como el Trenet. Después de 10 años en España llego cada año de nuevo a la conclusión que aunque la vida aquí es menos estable y menos renumerado que en alemana, la calidad de vida SI es mejor.

    • Que bien! no sabía ni lo de las bibliotecas (¿Alguna en especial?) ni lo de Trenet, estoy justo mirando su pagina y me mola mucho el concepto. Gracias Mirka!!!

  6. ¡Hola! El otro día me quedé a medias de leerte. Uf, te entiendo mucho. Yo ando continuamente poniendo pros y contras en la balanza. Por muchos motivos, prefiero quedarme en Alemania. Mi marido preferiría irse, y no es nada fácil. Tenemos todo este año aún, y pensamos que el próximo. El punto es que nosotros también estamos ya casi a puertas del colegio… Van a empezar ya con las pruebas de idioma… Y me da mucho miedo esa parte también, moverle ahora, otra adaptación, otro sitio, otra gente… Nos está costando aún, como para volver a empezar. Y meternos en el sistema educativo español me daría pavor además. El otro día… Me dijo mi hijo que le gusta Alemania más que España. Así que ahí seguimos, viviendo el día a día, y mañana ya se verá.

    Sobre Valencia, yo estuve 7 años por allí. Te puedo recomendar un montón de cosas chulas. Estaban abriendo muchas guarderías majas, la cadena de escuelas infantiles Ninos la conozco que estuvo mi hijo yendo unos meses antes de venirnos y está muy bien. Ahora me sabría a poco, también te lo voy a decir, pero estaba muy bien y la gente tiene mucha vocación y ganas de hacer las cosas mejor. Había también algunas Montessori y Waldorf, aunque obviamente, el coste es algo mayor. Hay incluso algunas madres de día.

    Y si quisierais hacer algo por mantener el Alemán, hay una chica que es un solazo, se llama Paz y hace Playgroups y da clases de inglés y alemán, puedes buscarla en FB SlowRoomLearning o slowroomlanguagelearning en IG. A nosotros nos dio unas poquitas clases antes de venirnos, llevábamos unos meses yendo a playgroup con ella

    Mucha suerte en tu nueva aventura, y mucho ánimo.

    • Ya… es que la decision perfecta no existe, sobre todo cuando eres responsable de unas vidas pequeñitas…
      Me interesa mucho lo que me comentas del Playgroup en Alemán, sería una pena que Bichillo perdiera lo que hemos adelantado con el idioma… También me han recomendado una “Kita” bilingüe en Valencia (ahora no se si en IG o por aquí, de hecho creo que se llama “Mikita” 😛 ) tenía ni idea de que existiera!
      Gracias por el ánimo y un abrazo :*

Dejar una opinión