Más de 100 Ideas fantásticas para entretener a bebés de 12 a 24 meses (parte 2)

publicado en: A jugar!!!, DIY, maternidad consciente | 14

La guía definitiva de actividades para Toddler!

 

Inspirado en Pikler, Montessori y el Juego Heurístico.

Os habéis leído ya la primera parte de este Post? Ahí os explicaba en qué se basaban las ideas, los conceptos, juegos, pedagogías y demás de dónde sale todo esto, para darle profundidad al asunto y que aprendáis y descubráis cosas que a lo mejor no sabéis aún. Os recomiendo leerla porque explico cómo hemos empezado a replantearnos el juego de Bichillo a raíz de llevarla semanalmente a un grupo de juego para bebés – toddlers basado en el Movimiento libre de Emmi Pikler, la filosofía Montessori y el Juego Heurístico.

Dicho esto, os cuento las más de 100 ideas fantásticas para entretener a bebés de 12 a 24 meses que he aprendido en esta clase, observando mucho a Bichillo e intentando emular en casa y con materiales asequibles las actividades que les presentaban allí. No las enumero pero os las pongo resaltadas en color morado para que las veáis rápido.

Y si tenéis peques más peques de un año, pasaos por aquí a por ideas para ellos 😉

¿Listos? Continuamos!

 

La habitación y sus elementos

A continuación os detallo, a modo de guía, las “estaciones” que había en el aula de descubrimiento, con su variantes “low cost” y algún añadido. No hace falta que las copiéis idénticas; os lo cuento para que os hagáis una idea de las posibilidades y os inspiréis en ellas para inventar las vuestras propias con los objetos que más a mano tengáis en casa. Lo podéis hacer en la línea más purista o en la más libre, hay opciones para todos los bolsillos! Aquí lo importante es que pilléis alguna idea chula y la adaptéis a vuestro mundo.

 

LA INVITACIÓN O PROVOCACIÓN AL JUEGO

Vais a ver que hay muchas cosas de uso cotidiano que normalmente no son juguetes y actividades que no se resumen en un elemento concreto. El secreto está en la “invitación” o “provocación” (1): en dejarlo todo colocado deliberadamente y cuidando una forma estéticamente bella en el espacio de juego de modo que capte su atención y les atraiga irremediablemente.

La idea sería escoger de esta lista de abajo entre 20-30 estaciones variadas y con provocaciones a actividades de motricidad tanto fina como gruesa. Para darle más consistencia y un hilo conductor es interesante, aunque no imprescindible, centrar la experiencia Heurística en alguna temática como “naturaleza”,  “sonidos”, “primavera”, “cajas”, “azul”, “circuitos”, “agua” o lo que se os ocurra…. Además de todo lo que os he contado se pueden incluir invitaciones artísticas o lo que os encaje en la temática, sin dejar de respetar la premisa de experimentación libre y sin intervención del adulto. 

Esta preparación, que ya veréis que es toda una ciencia que se aprende practicando, es interpretada por ellos como un “ahhhh…esto es para jugar!”, abriendo de par en par las puertas a su creatividad. Unas veces se dejan los objetos agrupados por similitudes (cosas para insertar en receptáculos o anillas de varios tamaños, por ejemplo), otras veces se apilan o se presentan en torre, otras se delimitan las actividades con alfombrillas al estilo Montessori, y otras se dejan cestos, bolsas de tela o cajas con las piezas sueltas.

Os dejo además varias fotos de ejemplos, para que entendáis bien a qué me refiero y os inspiréis mucho mucho mucho 🙂

Por cierto… Las fotos las he escogido porque me gustaban pero no vendo nada ni nadie me patrocina el Post, cada uno que se haga sus investigaciones al respecto y decida lo que le guste más.

MUEBLES Y ELEMENTOS DE TAMAÑO “MINI”

Todos los muebles del aula de descubrimiento eran de tamaño Toddler y además había varios elementos de juego que les permiten moverse libres y seguros. Los muebles y estructuras Pikler son lo mejor que hay, porque están pensados para que los niños puedan utilizarlos autónomamente y de acuerdo a sus posibilidades del momento (gateando, caminando o trepando). Además al ver a otros niños mayores jugar (2) con ellas, van asimilando cómo hay que hacerlo y ensayan nuevos movimientos.

Área de quitarse los zapatos (3)

Aquí empezaba el ritual de entrada en el aula. Con mini taburetes para sentarse y aprender a descalzarse, estanterías bajas para colocar los zapatos y perchitas a altura baja para colgar sus mini-abrigos. Lo importante es que ellos sientan que pueden acceder a todo desde el primer momento.

Área de beber agua (4)

Se podía ver nada más entrar la “invitación a beber agua“, cerca del área de quitarse los zapatos. Esta era una actividad supervisada porque muchos aún eran muy pequeños para servirse agua solos, pero aún así se usaba menaje de cristal, como se hace en las escuelas Montessori. Parece mentira pero los peques veían el agua y registraban que “AHÍ SE BEBE” y pedían cuando tenían sed, o por curiosidad…  Por si alguno se despistaba y pedía beber, la profesora le sugería acercarse al área de beber en vez de coger su biberón. Ésta constaba de un taburete muy bajito para sentarse a beber, una mesita con una bandeja, una jarrita o garrafa con grifo (preferiblemente transparente) y vasitos de cristal. Los más mayores a veces intentaban hacer el trasvase de agua (5) solos.

Sillitas (6), cojines (7) y taburetes (8)

Repartidos por toda la habitación, a modo de invitaciones de formas, texturas y colores variados para subirse, sentarse o como soportes para otros objetos. Es mejor si son de madera y de unas dimensiones y peso que puedan desplazar ellos solos. Las sillas de Ikea por ejemplo, aunque tienen una calidad-precio fantásticas suelen ser demasiado altas para esta edad (sobre todo con el año recién cumplido, y si, como nosotros, tenéis un bebé pequeñito y muy activo que quiere subirse a todo nada más aprender a andar) por lo que os recomiendo algo más manejable. O si os gusta el bricolaje, cortarle las patas un poco a las sillitas y la mesa (en la 3ª foto podéis ver cómo queda). También se pueden poner banquitos o cojines de yoga que son firmes para sentarse pero bajitos…

Laberinto Pikler (9)

No puede faltar el famoso túnel o laberinto Pikler! Se puede imitar con cajas (10), sillas, mesas y telas (11) cubriendo los laterales… o conseguir una opción menos ortodoxa pero barata como los plegables de tela (12) – el de la foto es de Ikea pero también los he visto en Tiger. Por supuesto, el que está mejor pensado y más posibilidades tiene es el Pikler porque les permite subirse encima, o separar las partes y desplazarlas arrastrándolas.

Una cosita: el juego de túnel es maravilloso para los bebés que se han saltado la etapa del arrastre y el gateo, ya sabéis lo importante que es gatear para trabajar la coordinación, el equilibrio, la visión y conectar los hemisferios cerebralesAquí y aquí os dejo más información para que ampliéis conocimientos.

 

Triángulo Pikler (13)

Un objeto esencial para trepar y ganar confianza en las habilidades motoras. Al estar en plano inclinado aísla la dificultad de trepar y de hacer giros repartiendo el peso. Suele venir con rampas que se enganchan y se pueden adaptar a la altura para hacer subidas suaves o toboganes (14) más o menos empinados. Normalmente encontraríamos elementos similares en los parques pero un poco más complejos como las cuerdas de trepar, los arcos o las escalerillas de los toboganes… el triángulo les prepara para esa autosuficiencia desde la seguridad del hogar.

Nosotros, al ver lo que le encantaba, hicimos uno muy simple, con dos barandillas de madera de un corralito XXL supereconómico (que compramos de segunda mano, destripamos y utilizamos para proteger los radiadores cuando Bichillo empezó a gatear) unos tornillos y una cuerda. No es tan seguro ni resistente como los que venden, pero nos hizo el apaño. Y además se convertirse en tienda de campaña (15) improvisada en un segundo! mirad las fotos de abajo:

 

Circuito de rampas y plataformas Pikler (16)

Parece una tontería pero una mínima inclinación en el suelo es un imán para peques que están aprendiendo a gatear o andar. Es como si su instinto les llevara inevitablemente al “más difícil todavía” de desplazarse en cuesta sin perder el equilibrio. Luego, cuando ya lo han dominado, lo aprovechan lanzando coches, pelotas y todo tipo de objetos a rodar cuesta abajo y siguen experimentando con la gravedad y la inercia.

La rampa Pikler clásica suele tener varias piezas triangulares con distintas texturas en las superficies, como moqueta y barrotes. Una opción estupenda si no lo tenéis posibilidad de adquirir uno, son las rampas de minusváidos o carritos (mirad que no sean muy empinadas) que hay por todas partes, en zonas comerciales, portales y accesos varios (17)… Y si os va el plan cutre-chapucero, poned un tablón elevado por uno de los extremos (18),eso sí no dejéis de supervisar por si acaso.

 

Cajones grandes “de gateo” o “de juego” (19)

Se pueden utilizar desde las típicas tarimas de madera Pikler (19) que son bajitas y ayudan a aprender a cambiar de nivel desde el gateo, hasta cajones de fruta de plástico (20), cajas de cartón (21) o cajones de madera vacíos reciclados (22) de un mueble o cajonera.  Sirven tanto como subir y bajar como para meter cosas (o niños) dentro, apilarlos en niveles o meterlos unos dentro de otros. Merece la pena hacerse con varios para permitir combinaciones, y es interesante que ellos puedan desplazarlos: les encanta empujar objetos voluminosos (23)! Los niños más grandes además los pueden usar como bloques de construcción gigantes (24) para improvisar cabañas, o como escenario para hacer mini-mundos (25)

Ya sabéis que si adaptáis material conviene lijar esquinas o bordes afilados, revisar que no tengan astillas, clavos o materiales tóxicos y que sean bien resistentes al peso y los golpes.

 

Colchonetas (26) y cojines (27)

Son ideales las colchonetas o tatamis grandes de gimnasio. En el aula de descubrimiento había una pila de ellos y para ellos era divertidísimo subirse arriba y caminar “en blando”, supongo que por la gracia de intentar no perder el equilibrio. Otra opción asequible puede ser uno o varios colchones grandes apilados, colchones hinchables, varios cojines grandes de espuma, unos cojines gigantes de suelo o los asientos del sofá (28) recontextualizados. Como ya os he comentado, todo lo que sea más grande que ellos y móvil les motiva un montón, así que dejadles mover las cosas de un lado a otro y jugar a hacer fuertes y muros (29) de materiales blandos

 

 

Piezas de psicomotricidad de espuma (30)

En el aula de descubrimiento, a pesar de estar “retiradas” dentro de una medio-jaula de espalderas y redes, estaban preparadas para trepar por ellas o meterse por los túneles accidentales con total seguridad. Los vivos colores y la posibilidad de meterse ahí dentro y descubrir los volúmenes era una llamada irresistible para los pequeños exploradores (y para los padres también). Me parece un elemento muy útil y divertido para hacer construcciones a escala real (31) que ellos mismos pueden manejar, diseñar un circuito (32) para que recorran o hacer una pared (33) para que se abalancen sobre ella. Quizás es demasiado grande para tener en casa, pero es una muy buena opción para entretener a las fieras durante mucho tiempo, si encontráis un gimnasio infantil o ludoteca que los tenga, ya veréis que juego dan!

 

 

OBJETOS PARA JUGAR A SER MAYORES:

VIDA PRÁCTICA Y JUEGO SIMBÓLICO

El juego simbólico o de imitación es una de las grandes motivaciones de los peques, nos ven hacer cosas y ellos quieren aprender a ser mayores. Esto es en realidad su curiosidad natural empujándoles a aprender las habilidades necesarias para su vida adulta, algo completamente instintivo. Si estuviéramos en una tribu en la selva y nos vieran cazar con arcos y flechas, ellos jugarían a cazar y a seguir huellas de animales, por ejemplo.

Arriba os puse las áreas de quitarse los zapatos y de beber agua, que se podían añadir también en esta sección. Os menciono unas cuantas posibilidades que había en el grupo de juego (y algunas de mi cosecha), pero como sabéis las posibilidades del juego de imitación son interminables. Y van creciendo con los niños a medida que éstos amplían su percepción del mundo que les rodea.

 

Mini Cocinita con sus utensilios (34)

Un clásico que nunca deja de interesar a niños de todas las edades es jugar a las cocinitas. En el aula de descubrimiento había una mini-cocinita montada de forma muy minimalista, sobre un taburete (35), con un artefacto que se superpone a cualquier superficie, os lo enseño en las fotos. Al lado, como parte de la invitación al juego, había un cesto con ollas y otros cacharritos de madera y metal y otro con comiditas de juguete, como las verduritas que se cortan con cuchillo (36). La cocinita es una muy buena inversión como juguete a largo plazo y no hace falta comprarla hecha, se puede improvisar con una caja de cartón (37) o con cualquier mueblecito-mesilla pintando o pegando los fogones. 

 

 

Nosotros en casa hemos hecho una Cocinita Montessori DIY para jugar con comida de verdad (38), os la mostraré en unos días del todo, ahora os dejo alguna foto para abrir boca (suscribíos al blog para no perdéroslo!)

 

Área de Limpieza (39)

Desde bien pequeños nos ven limpiarles las manos y la boca con servilletas después de comer, recoger la cocina después de cocinar, barrer y fregar el suelo, fregar los platos o lavar y tender la ropa. Todas estas actividades rutinarias son para ellos un misterio en el cual quieren participar. Una forma de hacerlo es preparándoles una zona con utensilios de limpieza a su medida, algo que se hace en las Escuelas Montessori, y que es tan simple como habilitar unos mini ganchos a su altura para colgar unos básicos de limpieza (trapos, escoba y recogedor, estropajos, fregona con cubo, barreño, plumero…) y animarles a utilizarlos si tiran algo al suelo o mientras nosotros limpiamos en casa. Hay muchas variantes, casi todas las tareas del hogar se pueden simplificar y emular en formato mini: desde idear un mini-lavadero de platos (40) con su barreño y escurridor, hasta un mini-lavadero de ropa y mini-tendedero (41) con pinzas y ropas de muñecos o piezas de tela, o una mini-cesta de limpiar cristales (42).

Mini baño para lavarse manos (39) y dientes (40) 

Actividades cotidianas que viven como un juego… Os hablo más de esto en el post de nuestro mini-baño Montessori y os dejo algunas fotos que me han gustado. Lo de la operación pañal, como de momento no hemos empezado (17meses) no os puedo decir nada… pinta que sucederá en breve, así que ya os linkearé 🙂

 

 

Área de disfraces

Habilitar un pequeño rincón con uno o varios elementos de vestirse de fantasía como telas, pañuelos o sedas Waldorf de colores vivos (41), gorros (42) y disfraces y accesorios fáciles de poner (43) es todo un acierto para Toddler, sobre todo a partir del año y medio, cuando empiezan a querer ponerse y quitarse cosas. No tiene que ser nada recargado, se puede organizar en vertical con un espejo y un perchero (44), o simplemente dentro de un cesto grande para ir sacando trapos y 2 o 3 gorros/sombreros son suficientes para despertar la chispa. Los pequeños disfrutarán de sacar y meter las telas, o jugar al cucú-tras y los más mayores empezarán a saber qué hacer con ellos y ponérselos mientras se miran al espejo.

Collares (45) y pulseras (46)

Aprender a meterse objetos por la cabeza y las manos es toda una habilidad que les encanta, por eso, por el protagonismo que tienen, os lo pongo en un punto aparte. Una cesta con 2-3 collares distintos, grandes y que no entrañen ningún riesgo (o simplemente una cuerda atada con unas bolas gordas de madera, o vuestro collar de lactancia) y otra cestita con pulseras de colores o brazaletes gordos de madera serán una de las estaciones más visitadas de la sala de juego Heurístico. Además se puede aprovechar intencionalmente el espacio para ponerlos cerca la zona de insertar arandelas o la de los pañuelos o disfraces, y que sean ellos quienes combinen los elementos.

 

 

Muñecas y accesorios para dar de comer, vestir, pasear, lavar y dormir (47)

Aunque yo he sido siempre completamente anti-muñecas, es cierto que he visto en muchos niños (incluída la mía para sorpresa de todos) un instinto maternal y de protección impresionante. Seguramente sea esta una de las razones por las que en el aula de descubrimiento había una caja de cartón grande recortada a modo de cuna (48) con unos cojines y varias muñecas de trapo al estilo Waldorf (aunque sirven también de plástico). Todo acompañado con algunos accesorios colocados alrededor como por ejemplo una bañerita, mini platitos y cubiertos, trapitos, ropitas o un carrito.

 

 

Animalitos 

También había tres estaciones distintas con animales. Una de ellos tenía muchos animales de madera en una cesta (49), otra era una bolsa de trapo que hacía como una granja con animalitos de trapo (50) dentro y otra eran muchos patitos de caucho (51) metidos cada uno en un cuenco de colores de Ikea. Llamativo era un rato, desde luego, y los patitos, lo creáis o no, eran uno de los grandes hits. Al ser de goma natural y con un pito dentro, todos los peques estaban enganchados a morderlos y hacerlos sonar.

 

Vehículos (52) y juguetes de arrastre (53)

De madera, colocados estratégicamente cerca de las rampas Pikler para facilitar la idea de tirarlos cuesta abajo. Los juguetes de arrastre estaban todos agrupados en fila y con las cuerdas extendidas, para invitarles a tirar de ellos.

 

 

 

OBJETOS PARA JUEGO LIBRE:

DESCUBRIR, INVESTIGAR Y COMBINAR

 

Llegamos a mi parte favorita, la de los “juguetes que NO son juguetes”. Es decir, las piezas sueltas (de ellas os hablaré en breve, que tengo muchas ganas) y los materiales de fin abierto. Aquí es donde hay mayor libertad y donde hablamos de Juego Heurístico auténtico, ya que nuestra labor va a ser la de recolectar objetos durante algún tiempo y tratar de adivinar qué va a llamar la atención de los peques. Hay que pensar con los 5 sentidos: elegir cosas vistosas, que suenen al agitarlos o al caer, que tengan un tacto divertido, que al chuparlos produzcan sensaciones o sabores distintos e incluso que huelan de forma especial.

Al estar tratando con bebés que se levan todo a la boca y no son conscientes del uso de los objetos, el abanico de posibilidades es un poco más pequeño. Hay que cuidar la elección de materiales -que no sean tóxicos-, que no tengan piezas pequeñas que se puedan soltar y tragar en un descuido y que no corten o puedan hacer daño. Pensad que los peques van a explorar los objetos sin prejuicios y NO SABEN para qué sirven realmente, así que seguramente lo chupen (sobre todo si tiene colores llamativos), lo tiren para ver qué ruido hace o lo intenten meter en algún sitio.

 

Cajas (54) y botes (55) con sus tapas

A esta edad son un imán. Podéis poner una combinación de varias, de varios tamaños, apilables o no, de cartón, de madera, de metal, tarros, tuppers… Ya sabéis, muchas muchas muchas y colocadas en torre, unas dentro de otras, en una cesta o sobre una alfombrilla.

Mirad las fotos, ¿no os apetece a vosotros también jugar con las cosas de ahi?

…Y eso que sabéis perfectamente lo que son!

 

 

Botellas con tapones

Se pueden poner incluso varias estaciones de botellas porque les encantan. De plástico mejor, de varios colores y tamaños, llenas o vacías… Llenas dan mucho juego porque se pueden meter cosas dentro para ver, oír e incluso oler! Por ejemplo, una colección de botellas sensoriales (56) con objetos llamativos dentro, una colección de botellas musicales (57) con unos granos o semillas para que hagan ruido, o una colección de botellas de olores (58) con floresy plantas frescas, especias o café, agujereadas para que al agitarlas salga la fragancia. Si les metéis cosas dentro ¡cerradlas muy bien!

Se pueden presentar en un botellero (59) o en una caja de bebidas (60), o colocarlas como bolos (61) en una alfombrilla y hacer la invitación al juego poniendo una pelota cerca.

 

 

Tapas (62), corchos (63) y tapones sueltos (64)

Presentados dentro de cestos para tirar al suelo y recoger, de cajas de kleenex (65), botes con la tapa agujeresada a modo de hucha (66) o reciclando cajas de toallitas (67) para insertar y sacar una y otra vez. Les podéis hacer los agujeros más o menos grandes para clasificar los diferentes tamaños (68) de tapas o incluso atreveros con la clasificación por colores (69). O combinar los taponcitos con unas cajas de huevos (70) para que ellos os repartan.

 

Anillas de varios diámetros y materiales

En realidad sirven las pulseras, pero hay unos juegos de insertar anillas de madera que son una maravilla com este alemán Pikler que os pongo en las fotos. También os sirven las anillas de plástico de la cortina de ducha (71), las de madera de las cortinas (72), unos cartones recortados (73), los cartones de los rollos de papel higiénico, celo o cinta de embalar (74); rulos del pelo (75) de plástico, los spaghetti de piscina recortados (76),  aros grandes de hula-hop (77) o de trucos de magia, anillas de cuerda gruesa (78), CDs viejos (79) o las anillas de motricidad fabulosas de goma (80) que sirven además como mordedores… Nosotros por ejemplo tenemos un Memory del Tiger (81) en forma de anillas (en las fotos) que usamos junto con otras pulseras, anillas y piezas con hueco que se pueden insertar en un porta-rollos de papel de cocina (82) de madera o en unas botellas de vidrio (83) inmovilizadas dentro de una caja…

 

 

Piezas de insertar

Aunque ya os he hablado de las tapas, tapones y anillas, aún quedan infinidad de materiales que se pueden asociar para crear juegos de estimulación de la motricidad fina. Cartones recortados, tapas o botones como monedas grandes para meter en una hucha (84), tarjetas o cartas de plástico y ranuras (85) (como de crédito, cartas de jugar o llaves de hotel), limpiapipas o pajitas para insertar en coladores (86), bolas para meter en tuberías (87) o cajas de permanencia (88) (como la nuestra) … Para niños un poco más mayores (desde 18 meses aprox.), además, se pueden incluir cordones para ensartar cuentas (89) gordas de madera o sets de cordones y cintas para coser (90) sobre soportes de madera o cartón agujereados.

 

 

Recipientes y contenedores encajables

De cualquier material, aunque triunfan especialmente los barreños gigantes apilables (91). Además de barreños os pueden servir coladores (92), boles y vasitos (93), bandejas (94) y cajitas de huevos (95). Añadiremos a la lista los cajones de juego, de los que hablamos arriba. El menaje de plástico del Ikea es especialmente barato y versátil para usarse como piezas de construcción improvisada 🙂 Y si además tenéis ya juegos de cubos o cuenquitos encajables (96), de esos de hacer torres típicos de niños, también los podéis añadir a la lista

 

 

Piezas sueltas de madera y de la naturaleza

Los típicos tarugos o bloques de construcción (97) de madera ofrecen una variedad impresionante de posibilidades de juego libre, con unos beneficios impresionantes para nuestros hijos. Hoy en día el mercado está lleno de formas y colores que nos permiten desde hacer una espiral con un arcoiris hasta verdaderas obras arquitectónicas, pero si volvemos a lo simple, unos palos y troncos (98), arena, agua y unas piedras (99) bien presentadas al niño, son igual de emocionantes.

La naturaleza nos ofrece infinitos elementos que van a despertar los sentidos de los peques, como piñas (100), nueces, semillas (101) (mejor cerradas en algún contenedor transparente), ramas con o sin hojas (102), flores, minerales y geodas (103) e incluso frutas y verduras (104).

Eso sí, si vais a utilizar elementos de la naturaleza, informáos bien y cercioráos de que NO va a haber NINGUN RIESGO de envenenamiento o atragantamiento por piezas pequeñas como cacahuetes. Si vais a poner minerales mirad bien lo que elegís porque la Malaquita, por ejemplo, es muy tóxica.

 

 

Pelotas y utensilios para cogerlas

Ya estamos casi terminando, y no podíamos olvidarnos del juguete por excelencia de los Toddler: la pelota. Un simple cajón o barreño lleno de bolas (105) de colores o pelotas de diferentes texturas y tamaños es una invitación irresistible para ellos. Desde pelotitas que botan hasta bolas de pilates (les encanta rodarlas!) imaginaos si tenéis opciones… Para hacerlo más interesante, podemos completar la invitación dejando al lado unos cuantos accesorios para hacer distintas acciones con las bolas, como pueden ser cazos, pinzas grandes,coladores con mango (106), tubos gordos o cajas de cartón con agujeros (107) para meterlas… Una pared con un circuito (108) de bolas hecha con tubos de cartón o PVC es una idea excelente si tenéis tiempo para preparaciones más extensas. Y si no, inflad muchos globos (109) en vez de pelotas, para un resultado barato y efímero. Los podéis agrupar en una red o caja grande o colgarlos para hacer una pared de globos como en las fotos.

 

Instrumentos musicales

Dejamos mi favorito para lo último: los objetos que producen sonidos. Fijaos que digo “objetos” y no “instrumentos”!! Hay tantísimas opciones que podríamos hacer una habitación de juego heurístico solamente con instalaciones que produjeran sonidos, de instrumentos conocidos o inventados. Pienso que no debe faltar, como mínimo, un cestito con una invitación de instrumentos musicales típicos (110) como maracas, sonajeros, panderetas, cascabeles, tambores, xilófonos, palos de lluvia, tubos, un árbol musical Waldorf si tenéis y algún pito para soplar.

Si ya nos queremos meter en complicaciones, se pueden instalar paredes musicales (111), campanas tubulares y zonas preparadas con cosas que suenen como tapas de ollas, latas, chapas ensartadas, móviles o botellas sensoriales de sonido. Un enfoque aún más especializado incluiría algún instrumento melódico “de adulto” (112) para que experimenten libremente, como una guitarra o ukelele, un teclado, una melódica, una kalimba, una lira Waldorf o distintos tipos de tambores, platos y yembés. Importante: cuanto más naturales y menos electrónicos sean los sonidos mejor, así que aparcad los teclados a pilas para otra ocasión.

De momento lo dejo aquí porque tengo mucho que contar con el tema musical y se merece un Post entero. Así os dejo con las ganas 😉

 

Pues esto es todo, amigos. No me esperaba que esto fuera a llevarme tanto tiempo, pero una vez se empieza a fluir con un tema que te apasiona es muy difícil parar… Espero que no se os haya hecho demasiado largo, que hayáis aprendido algo y encontréis miles de ideas e inspiraciones para jugar MUCHO MUCHO con vuestros Toddler incansables y ganar LA GRAN BATALLA: que se vayan a dormir antes que vosotros. Eso sí, habiendo aprendido jugando y con habilidades nuevas 😀 

Creeis que me he dejado algo? Tenéis alguna fórmula secreta infalible que me he olvidado? Lo habéis probado en casa y tenéis experiencias para contar a los otros lectores? 

*y si os animáis a hacer un grupito para juego Heurístico por favor mandadme alguna foto que me hará muchísima ilusión!!!

Otra cosita, este blog lleva muchísimo trabajo y se nutre de vuestros comentarios, los compartir en redes sociales y los anuncios estos que os molestan tanto (sorry…). No seáis rancios y si os ha gustado, decidme algo o compartidme en vuestros perfiles, grupos de crianza favoritos o de whatsapp PORFA <3  

Mil gracias!!!

 

14 Respuestas

  1. Un post fantástico, cuánta info junta! Muchas gracias por el curro 🙂

  2. Muchísimas gracias… me parecieron fantásticas las ideas!

  3. Gracias por las ideas!
    Saludos desde Peru

  4. Guuuaaau👏🏼👏🏼 Vaya guía!! Me ha encantado la parte de la música, con ganitas de leer un post sobre ello 😍
    Por cierto, lo del silvato… mejor en la calle! Que se te acaba poniendo la cabeza como un bombo jejejeje

    • Muchas gracias!
      Si, lo del silbato es cierto, muy buena observación.
      Nosotros es que siempre, antes de comprar un instrumento, nos fijamos MUCHO en que no dañe los oídos probándolo a varias distancias y fuerzas. Si no da “impresión” cuando lo tocas bastante fuerte y cerca del pabellón auditivo es apto. Normalmente los instrumentos de materiales naturales y/o artesanos cuidan bastante esto. El problema sería mas con materiales como metal o plástico. Un pito de madera o de cerámica casi siempre va a tener un timbre amable y redondo. Los instrumentos Waldorf son geniales porque cuidan mucho esos aspectos.
      Voy a tener que escribir un post!! jajaja
      Un abrazo, y suerte con el blog nuevo! :*

  5. Hermosa recopilación! Gracias!

  6. Menuda super-recopilación! Está genial. La verdad es que me gusta ver, que con el grande hemos hecho prácticamente de todo. Pero me la guardo para cuando busques cosas para la peque.

    La verdad es que también aquí en Alemania es muy habitual encontrar muchas de estas cosas en los Kindergarten o en las salas de juegos.

  7. María José

    Muchísimas gracias por compartir tanta información, con tanto trabajo!! Me ha encantado!! Pondremos en práctica varias ideas!!

  8. Muchísimas gracias por tu blog! Nos inspira

Dejar una opinión