Primeros experimentos con color

publicado en: A jugar!!!, DIY | 0

(O cómo nos inventamos los juegos en casa)

Una de las cosas que me encantan de ser mamá es volver a jugar. Me divierte muchísimo descubrir las “reglas” que me pone Bichillo: hay que poner mucha atención para coordinarse con sus ritmos y fijarse mucho en sus intereses naturales para acertar. Es algo muy intuitivo y empático, y me gustaría pensar que con el tiempo le voy pillando un poco el truco. Lo difícil es hacerlo con un mínimo de consciencia: sobre todo es no ser plasta, no intervenir (a no ser que sea un asunto de seguridad), no sobreestimular, no corregir ni alabar y no participar si no eres invitada. El premio gordo es encontrar algo que le motiva lo suficiente como para que se meta en su burbuja unos buenos minutos… enseguida se nota cuando hemos dado en el clavo porque se siente una energía distinta y muy potente de flow y concentración: el tiempo vuela!

A veces el milagro sucede sin que intervengamos en absoluto y de la forma más tonta: se queda atrapada experimentando sonoridades en un tubo de cartón que encuentra por ahí, u observando un objeto que no había visto antes. Otras veces no hay manera de que quiera estar a su bola y no deja de traerme cosas para que juguemos, incansable e impaciente, como si estuviera buscando “eso” que hace clic y le atrapa.

primeros experimentos con color mama extraterrestre actividades 12-18 meses bebes ceras waldorf libro colores tapones objetos

Cuando me invita a jugar con ella, primero me acerco y la observo. Me fijo en qué le interesa, qué intenta hacer, qué objetos elige y cuáles me da a mí, participo pasivamente porque estoy viendo por dónde quiere ir. Muchas veces veo claramente conexiones entre varios de los intereses de Bichillo y entonces nos inventamos una actividad. Digo NOS INVENTAMOS porque es así tal cual sucede, yo propongo herramientas y ella hace, el resultado no suele ser el que esperaríamos (desde nuestra mente lógica y programada de adultos) sino algo completamente distinto y espontáneo.

Es fascinante poder presenciar esa creatividad innata e intentar aprender algo de ella, o al menos, intentar modestamente no aplastarla.

Desconozco si esto es parte de alguna técnica pedagógica etiquetable o si simplemente es mi forma de sobrevivir con presencia al día a día de mamá, pero os lo cuento por si os apetece probarlo y ver qué pasa -Si alguien tiene etiqueta o nombre para esto, estaré feliz de aprender todo lo que pueda, dejadme un comentario abajo porfa- 🙂

Aprender a ver las “señales”

Nuestras actividades experimentales y libres (repito para que no os decepcionéis los que esperáis enlaces a estudios científicos y datos y más datos nombrando pedagogías) han surgido como combinación de las cosas que nos ocupaban el tiempo en los últimos días. Bichillo está a punto de cumplir 14 meses y supongo que sus juegos son los propios de la edad (aunque la verdad es que tampoco me preocupa si no lo son porque han surgido de forma natural, que es lo que me importa ahora mismo). Aquí os hago un resumen del momento de desarrollo en el que está ella. Os lo pongo como ejemplo para que veáis en qué cosas me fijo yo haciendo un mix de lo que voy leyendo por ahí (ya sabéis que esto no tiene que ser así para todos los bebés, cada uno tiene su ritmo):

primeros experimentos con color mama extraterrestre actividades 12-18 meses bebes ceras waldorf libro colores tapones objetos

  1. Libros: Resulta que Bichillo lleva un par de meses obsesionadísima con los libros (aquí os cuento todos nuestros favoritos de esta etapa). Leemos y leemos y repetimos y señala cosas nuevas y pasa las páginas y nos inventamos ruidos y gestos. Y cuando has acabado te trae otro libro de la otra punta de la casa con el que apenas puede moverse, jaja…y así pasan muuuuchos días: empalmando cuentos… Con el libro de Colores que ha inspirado este Post, han ido surgiendo a lo largo del tiempo unas actividades simples (por puro aburrimiento mío y para poder leérselo una vez más sin cortarme las venas) que poco a poco nos han ido llevando a más complejidad. Abajo os cuento el proceso.
  2. Motricidad fina: Meter y sacar. Desde los 11 meses está ocupadísima metiendo y sacando todo tipo de objetos de todo tipo de recipientes que ella encuentra o recolecta por ahí -o que dejo estratégicamente colocado para que “encuentre”-. Cada vez más pequeños, cada vez con más pulso y con la pinza más desarrollada, con aberturas más complicadas, con tapas que descifrar cómo abrir… Reutilizamos envases: las cajas de cartón y las tapas de colores son nuestros mejores amigos ahora mismo 🙂
  3. Motricidad gruesa: Caminar de un lado a otro sin parar, ver cosas a una nueva altura, coger objetos y transportarlos, ir a buscar cosas que le pido… son parte de los grandes cambios que se dan en el juego una vez adquieren la habilidad de andar y desplazarse con soltura. Un nuevo nivel de exploración se abre ante ellos, con nuevos objetos y una nueva perspectiva para ver el mundo.
  4. Exploración de nuevos objetos y materiales: Esta nueva perspectiva vertical trae consigo nuevos descubrimientos y curiosidad por objetos que hasta entonces no estaban a su alcance o no veían (encima de mesas o estanterías o colgados en la pared). La etapa de pequeños exploradores en movimiento continuo comienza cuando se lanzan a caminar y durará hasta los 3 años más o menos.
  5. Nombrar objetos y cualidades: Cuando algo le gusta mucho, lo señala o nos lo da mientras nos mira con curiosidad para que le digamos cómo se llama o qué ruido hace. A veces intenta decirlo o imitar nuestros sonidos, es parte del proceso de hablar. Contarle cuentos, enseñarle cosas y objetos y decirle qué son y cómo se usan, son semillas que estimulan el habla. Como además Bichillo parece darse cuenta de cuando varios objetos son similares pero tienen diferencias de color o tamaño, también le hablamos de si es verde o azul, o si es pequeño o grande…
  6. Fase oral casi terminada: O al menos, ahora empieza a entender cuando algo “no se come” o “no se mete en la boca”, por lo que nos abre nuevas posibilidades de juego, entre ellas las ceras de colores. Muchos juguetes (entre ellos las ceras) no están recomendados hasta los 3 años porque hay muchos niños que siguen metiéndose cosas en la boca y hay riesgo de atragantamiento. Bichillo, siempre que hemos sacado las pinturas ha estado conmigo bien cerca y supervisada, no se me ocurriría dejarla sola con ellas ni a su alcance de momento, aunque sepa que ya no se las va a meter en la boca. Además, antes de dárselas me aseguro que estén de una pieza y no tengan riesgo de rotura, por si acaso.
  7. Imitación: Aprenden de vernos, quieren hacer todo lo que hacemos, igual que nosotros. Así que por qué no ponernos nosotros a hacer cosas que puedan hacer ellos y que les suponga un desafío… para ello me he inspirado en el modelo de presentación Montessori, poniéndome a su lado con todos los materiales organizados y haciendo cosas mientras le explico los pasos que sigo.

primeros experimentos con color mama extraterrestre actividades 12-18 meses bebes ceras waldorf libro colores tapones objetos

Qué materiales hemos usado para las actividades

  • Libro sobre los Colores, nosotros tenemos  Colores de Aino-Maija Metsola que nos encanta por las ilustraciones (es diseñadora de la marca Marimekko) y las pestañitas, pero realmente sirve cualquiera.
  • Tapones de colores (nosotros usamos los de las bolsitas de fruta alemanas -Bio por supuesto- porque tienen de toooodos los colores brillantes)
  • Ceras Waldorf (marca Stockmar, son grandes, naturales -de cera de abeja- y tienen colores preciosos)
  • Papeles gruesos
  • Tijeras (para recortar yo los papeles)
  • Objetos varios de todos los colores, a ser posible similares a los que salgan en el libro
  • Bandeja con compartimentos o varios recipientes iguales para clasificar (o meter y sacar las cosas)
  • Esterilla, alfombrita o mantelillo para presentaciones tipo Montessori

Las etapas de nuestros experimentos

LEEMOS, APRENDEMOS Y BUSCAMOS COLORES

Llevábamos varias semanas jugando, leyendo y familiarizándonos con el libro de los Colores. Las ventanitas le encantan y hacen que leerlo sea muy participativo. Poco a poco habíamos evolucionado su lectura en la búsqueda de cosas por la casa que salieran en el libro, como una búsqueda del tesoro. Íbamos recorriendo la estancia donde estábamos en busca de juguetes de ese color concreto de la página u objetos de los que están a su alcance que pudieran servirnos, diciendo todo el tiempo “buscamos algo veeeerdeeee, ¿ves tú algo verde?”. Al principio era como hablar con la pared pero poco a poco empezó a entender e interactuar.primeros experimentos con color mama extraterrestre actividades 12-18 meses bebes ceras waldorf libro colores tapones objetos

IDENTIFICAMOS LOS COLORES APRENDIDOS

Por otro lado, como parte de nuestros objetos de juego libre y heurístico (os hablaré de ello muuuy pronto…ojalá tuviera más tiempo!), tenemos varios tarros con cosas iguales de colores dentro que vamos coleccionando. Uno de ellos es el de los tapones de las bolsitas de fruta (no se como está la situación en España pero aquí hay tapones de toooodos los colores y nos flipan!). Por alguna razón Bichillo se siente especialmente atraíada por estos tapones en particular y los usamos un montón, sobre todo como fichas para meter y sacar de distintos recipientes. Un día, leyendo el libro de los Colores empezamos a buscar taponcitos del color de cada página y de repente se volvió un ritual, ahora es ella quien los trae con el libro y coge el que corresponde para cada color!!!

“CLASIFICAMOS” (o algo que se le parece)

La bandeja de madera con compartimentos es un poco avanzada para su edad, pero Bichillo ya se siente atraída por ella y aunque no clasifica aún por orden sí que le encanta meter los tapones y las cosas dentro. Un día que estábamos metiendo tapones en los compartimentos nos pusimos a hablar de los colores y se me ocurrió que pintáramos rayas de colores para ver si así clasificaba naturalmente… De momento estamos en ello, aunque lo que más le gusta es sacar los papeles, agitarlos todos juntos para que hagan ruido y meterlos en orden distinto y arrugados y después jugar al cucú-tras con la esterilla donde se lo he presentado 😛

PINTAMOS CON COLORES! 

Hace también unos meses compré las ceras Stockmar porque me encantan, los colores que tienen, el tacto, el tamaño y el olor son geniales, me parecen perfectas para el juego sensorial. Bichillo ha tardado en entender que no se comen pero parece que las últimas 2-3 veces que las he sacado ha intentado deslizarlas sobre el papel haciendo marcas, así que me parece interesante incluírlas poco a poco en nuestros juegos. Un día nos pusimos e hicimos los papelitos de compartimentos de colores para jugar con los tapones y ahora cada vez que sacamos el libro salen los tapones y la bandeja…

img_5047

RECOLECTAMOS MÁS COLORES

Buscamos de nuevo cosas de colores, ya sin el libro de por medio, las nombramos y paseamos con ellos en el carrito por toda la casa.

Sabemos dónde empezamos, pero no adónde nos va a llevar…

Esto que veis ha sido un proceso largo de experimentación más o menos caótica. A lo largo de varios días han ido pasando varias cosas, progresivamente, entrelazadas como parte de una evolución orgánica y muy personal. El proceso se ha ido creando a sí mismo, y poco a poco se han ido uniendo los puntos hasta que hemos terminado la actividad de color como os enseñamos hoy. Puede que sea muy desordenado e improvisado (y para los que me conocéis en persona ya sabéis que esto es algo que he intentado hacer mucho en mi profesión como músico: en el fondo es todo lo mismo!) pero a mi me encanta: de un simple libro hemos acabado en todo un display de objetos diferentes, con su vocabulario nuevo. De los recortes de colores de papel hemos hecho instrumentos musicales efímeros, con la esterilla hemos jugado a los disfraces y a escondernos y el último día acabamos transportando naranjas y limones en el carrito por toda la casa… Tras chuperretear bien las naranjas (que eran Bio y Valencianas) las abrimos (las volvimos a chupar por dentro, por supuesto, jeje) y nos hicimos un buen zumo!!

primeros experimentos con color mama extraterrestre actividades 12-18 meses bebes ceras waldorf libro colores tapones objetos

Respetar el proceso y DEJAR HACER. 

Observar el curso que han tomado nuestros experimentos con el color me hace pensar mucho en que quizás no se trata de compartimentar la información sino de integrarla en la vida práctica. Bichillo parece saber lo que quiere y hacia dónde quiere ir de una forma muy clara (que no lógica para nuestros estándares) y me parece tremendamente interesante seguirla y observar adónde nos lleva. Por supuesto es discutible y habrá mil argumentos de expertos sobre por qué se debe y no se debe hacer así o asá, pero la verdad es que nos lo hemos pasado genial fluyendo en el juego libre, sin más. Bichillo ha interiorizado un montón de cosas nuevas (impredecibles), es sorprendente cómo retiene (y repite después) cosas que le deben llamar la atención y en las que nosotros ni nos fijamos.

La autonomía que le da ir aprendiendo a desenvolverse con distintos materiales y la confianza en sí misma que destila al verla jugar con algo con lo que ya hemos experimentado, para mí es la señal inequívoca de que este es un camino muy válido con resultados palpables.

¿¿Os animáis a probar en casa y contarme lo que pasa??   …¿Qué aprendéis? ¿Qué os llama la atención? ¿Cómo se portan los peques cuando tienen toda vuestra energía para ellos?

Dejar una opinión