Arte para bebés

publicado en: A jugar!!!, maternidad consciente | 5

Para fomentar la creatividad en pañales (o en pelotillas)

 

Crear una experiencia de arte para bebés es una de las cosas más divertidas y estimulantes que podéis hacer con vuestros peques. Exponerlos a materiales y texturas diferentes y darles toda la libertad posible para explorarlos. Las primeras veces pueden ser un poco extrañas… Si lo pensáis a veces pasa lo mismo con juguetes nuevos, tardan un tiempo en entender para qué sirven las cosas o inventar qué uso les pueden dar.

El verano ayuda especialmente porque podemos hacerlo al aire libre y dejar al peque trastear en pañales. Y cuando se acabe la actividad ir disparados a la ducha. Seguramente habéis visto ya este viral sobre la niña americana de 16 meses que hace unas obras de arte preciosas. ¿Y si yo os dijera que eso mismo -o más bonito incluso- lo puede hacer cualquiera de vuestros bebés con las pautas adecuadas?

 

 

Este Post es bastante teórico, con información para preparaos para el siguiente (en un par de días), donde os pondré recetas y recomendaciones de pinturas, masitas y materiales especiales para bebés; junto con 5 proyectos bien explicados para que los podáis hacer en casa.

 

Suscribíos aquí para que os llegue por email en cuanto lo publique!

 

 

 

Cuándo empezar. ¿Hacéis BLW?

 

Nosotras, con Bichillo, comenzamos muy temprano a experimentar con pinturas, masas de moldear y colores: en cuanto empezó a sentarse sola, sobre los 6-7 meses.

Todo esto coincidió con la introducción de la Alimentación Complementaria, que hicimos desde el principio siguiendo las pautas del BLW. Os lo comento porque el Baby Led Weaning se parece mucho a la experimentación artística, con todo el tema sensorial de texturas, olores, sabores y colores, solo que las pinturas no se comen (o sí… os lo cuento en el siguiente Post 🙂 ). Y aparte de eso, por la libertad y confianza que se deposita en las capacidades del bebé.

Nuestra experimentación artística ha ido evolucionando a medida que Bichillo ha adquirido nuevas habilidades, y ha ido bastante a la par con las destrezas que ha ejercitado aprendiendo a comer: hacer la pinza con los dedos y coger cosas más pequeñas, coger utensilios y manejarlos con soltura, hacer trasvases de sólidos y líquidos, etc…

Es muy importante para los padres no forzar el tiempo de exposición a las actividades ni esperar ciertos resultados. Podéis mostrar cómo funciona pero sin obligar, igual que con la comida. Estas expectativas se pueden aplicar también al tema limpieza, no esperéis que no manchen nada… ya os digo yo que va a ser un caos (pero para eso estamos, para limpiarlo todo hasta que aprendan ellos). Lo mejor es preparar y proteger bien el espacio y dejarles que se llenen hasta las orejas, para no estar detrás de ellos cortándoles el rollo con el trapito… Lo que buscamos es que ellos encuentren su motivación y que lo disfruten.

 

 

Las primeras veces pueden ser demasiado breves y muy desastrosas (a todos nos ha sucedido alguna vez…jaja). No pasa nada, irá mejorando con el tiempo. Quizás puede pasar que vuestro bebé no tenga ningún interés en pintar con pinceles en papel pero le encanta restregarse la pintura por el cuerpo… a esto me refiero con vuestras expectativas, en este momento ESA es EXACTAMENTE la experiencia sensorial que necesita, dejad que suceda dentro de los límites de seguridad y sentido común.

Por qué el arte es bueno para tu bebé

 

Hay innumerables razones por las que el arte y la experiencia sensorial son muy beneficiosas desde temprana edad, ya os lo conté en este post sobre la creatividad. No es solamente el hecho de “pintar” a secas, sino la cantidad de procesos mentales y motrices que se ponen en marcha para coordinar, descubrir, crear y reconocer la belleza: estas conexiones cerebrales unen ambos hemisferios del cerebro, dando a nuestros hijos capacidades que les van a acompañar y a lo largo de su vida. Además, el uso de las manos está estrechamente ligado a la inteligencia, así que aunque parezcan actividades muy triviales, pintar, crear y jugar (que en el fondo es exactamente lo mismo) nos hace más inteligentes. Literalmente.

 

Hoy os voy a explicar mis tres grandes fuentes de inspiración, porque todo lo que hacemos en casa tiene mucho que ver con esta forma de abordar el arte infantil. Lo que tienen en común estos tres enfoques son:

  • la libertad total de expresión, sin juicios
  • la preparación de espacios para que lo importante sea facilitar el estado de “flow” y creatividad,
  • y que lo IMPORTANTE de la actividad NO ES EL RESULTADO sino el “hacer” y disfrutar haciendo.

 

mamá extraterrestre arte bebés procesual creatividad

 

Me parecen conceptos muy interesantes para interiorizar como padres o educadores. Al final del Post os dejo una lista de mis libros favoritos sobre estos temas, con enlaces afiliados de Amazon*, por si os interesa leer lo que yo leo, aprender cosas súper interesantes que os van a servir para vosotros, para la vida en general y para aplicarlo a vuestros hijos.

 

*Si! me estreno en los enlaces afiliados de Amazon. Si compráis algo a través del link, un pequeño porcentaje de la venta va para los gastos de mamá extraterrestre, que cuanto más crece más cuesta… Un pequeño gesto para vosotros que significa mucho para mí <3  Gracias!

 

Arte procesual

 

Un gran descubrimiento que utilizo mucho en mi profesión como músico, es el concepto del arte de proceso o procesual. Una de las grandes lacras del arte y la cultura hoy en día, en general (y muy extrapolable a la sociedad de nuestro tiempo), es que todo lo que se hace está enfocado a la consecución de un producto final. Todo se hace para conseguir algo que “venda”, que guste a los demás, que dé “dinero”, “fama” o “likes”, y no por el simple hecho de disfrutarlo y “hacerlo”. Nada más hay que mirar Instagram y Pinterest para darse cuenta de que vivimos en la cultura del postureo y de la belleza superficial.

La filosofía detrás del arte de proceso es muy Zen (o Slow si preferís, que está más de moda) de “vivir el momento presente” intensamente como un ritual o performance. De no preocuparse en absoluto del “futuro”, que sería en este caso el resultado final. Lo esencial de la obra de arte es el viaje creativo por el que nos lleva de investigación, recopilación, preparación, interiorización y materialización. El producto no importa tanto como el proceso.

En este contexto, a la hora de poner a nuestros bebés a jugar con pinturas y otros materiales, es importante no tener en mente un resultado final ni imponerles adónde tienen que llegar, da igual que aún no hablen o penséis que no os entiendan. Ha de ser un viaje creativo, el que ellos quieran. La energía desde nuestra parte ha de ser neutra. Sí, se pueden ofrecer algunas pautas “subliminales” como elegir ciertos materiales o gamas de colores para presentar la actividad, pero jamás imponerles que “hay que dibujar una casita o no salirse de la línea para colorear”. Con esas actitudes cortamos la creatividad de raíz.

Ejemplos de arte de proceso pueden ser las pinturas de Pollock, el Jazz y la improvisación, el Arte Ritual (como los mandalas de arena budistas) y el Dadaísmo:

El Atelier de las escuelas Reggio Emilia.

¿Alguna vez habéis entrado en un lugar y os han dado ganas de poneros a hacer cosas, os han venido mil ideas sobre proyectos u os han dado unas ganas incontrolables de llevároslo todo a casa para poneros a jugar o para simplemente inundaros con su belleza? Puede ser un taller, un espacio de creación o una tienda (de arte o manualidades, de decoración, de telas, de ropa, de accesorios, de libros, de cocina -Ikea y Tiger son especialistas en esto, no sé si a vosotros os pasará como a mí…- ). Bueno, da igual de qué sea la tienda o el taller porque en el fondo la expresión artística tiene miles de lenguajes y todos son válidos. Pues esto es exactamente el Atelier:

“ese lugar” que te transporta al centro de tu creatividad y que te despierta internamente”.

 

El Atelier (taller de arte) de la pedagogía Reggio Emilia es una gran innovación pedagógica que introdujo Loris Malaguzzi en las escuelas de esta región Italiana en los años 70. La intención era facilitar a los niños la expresión libre de sus “100 lenguajes” a través de las infinitas posibilidades de las artes plásticas. Fué tal el éxito, tras varios años de experimentación, que Malaguzzi quiso aplicar la esencia del Atelier a todo tipo de disciplinas imaginables, de hacer una escuela entera de laboratorios:

 

“…unos espacios donde las manos de los niños puedan estar activas para jugar… Sin posibilidad de aburrimiento, manos y mentes conectarían unas con otras con gran libertad y alegría, de la forma dispuesta por la biología y la evolución”

L. Malaguzzi

 

Esta filosofía pedagógica, de la que muchos solamente conocemos sus mesas de luz y minimundos, está muy orientada al enfoque holístico de las disciplinas. Considera que la sociedad encasilla todo desde muy temprano en categorías y especialidades: los ingenieros son los racionales, los arquitectos los de la imaginación espacial, los médicos los sanadores, los matemáticos los de la parte cognitiva, los artistas los expresivos y así sucesivamente. Lo mismo sucede en las escuelas con las asignaturas. Al dividir y jerarquizar todo tanto, se sufre un empobrecimiento del pensamiento, se pierden capacidades que surgirían al combinar varias de estas disciplinas. La función de dar un lugar tan predominante a la expresión artística en la escuela es precisamente ésta: ponernos en contacto con nuestra creatividad y empatía desde pequeños, para crecer con ella y ser capaces de encontrar y realizar estas conexiones desde la estética y la belleza.

El Atelier, además de un espacio físico, es un “espacio mental” de libertad, donde todo es posible y donde no hay fórmulas, solo estrategias. Cada niño lidera su propia experiencia dentro del grupo y el Atelierista es un guía que junto al Maestro de la clase, proporciona herramientas en el momento adecuado sin interrumpir ni obstaculizar los procesos creativos. El Atelierista, que suele ser un artista y no tiene necesariamente formación de Maestro, es como un guardián de la belleza. Su misión es garantizar la presencia de la “vibración estética” en todo lo que se hace, en cada lenguaje o disciplina, de forma expresiva, emocional, racional o cognitiva. Así, los materiales están ordenados con armonía y se le ofrecen al niño a modo de invitación o provocación. De igual manera se ha de cuidar mucho la forma de la presentación ya que esto es en sí una forma de arte con el poder mágico de disparar la imaginación del niño motivándolo a jugar/crear/innovar con ello.

Como hemos visto, hay 2 maestros por clase, pero además, Malaguzzi establece el espacio educativo o ambiente como el Tercer Maestro. Se otorga un lugar privilegiado al espacio y a sus características, ya os he hablado de este concepto que también está muy considerado, de distinta manera, en las escuelas Montessori y Waldorf. Como os podréis imaginar, el orden, la funcionalidad, la belleza estética y la energía calma del lugar son tan importantes como la capacitación profesional de los Maestros.

 

 

 

Arno Stern y el “juego de pintar”

 

Ya os hablé extensamente de esto en el post de las manualidades que os mencioné arriba. Resumiendo, Arno Stern entiende el trazo como una necesidad humana, con unas pautas que se repiten idénticas en niños de distintas culturas y que recoge en su teoría de la formulación. A raíz de estas investigaciones crea un espacio, un estudio en París llamado “Le Closlieu”: un lugar recluído, libre de juicios y competencias, donde se lleva a cabo “el juego de pintar”. Dentro del Closlieu existe total libertad de expresión y el resultado final no es importante porque la obra de arte no sale de ahí para ser expuesta al mundo. Nunca nadie la verá, solamente se hace para uno mismo.

Arno Stern defendió hasta tal punto la motivación intrínseca, la curiosidad y el entusiasmo de los niños para aprender de forma natural jugando, que aplicó las bases del “juego de pintar” a la vida de sus hijos. Nunca los llevó al colegio porque consideraba que ahí no iban a aprender lo que realmente necesitaban para “ser”.

Seguramente os suene su hijo, André Stern, quien es ampliamente conocido en los círculos de crianza más alternativos por su libro “yo nunca fuí a la escuela”. En él relata su experiencia de cómo nunca dejó de jugar en 43 años, de cómo se ha hecho adulto sin diferenciar juego, aprendizaje y vida. Un libro altamente recomendable que os dará qué pensar. André no tiene ningún título oficial pero es músico, compositor, luthier, escritor, conferenciante, periodista, habla 5 idiomas, ha sido nombrado director de la iniciativa “Des hommes pour demain” por el investigador en neurología avanzada Prof. Dr. Gerald Hüther, es el iniciador del movimiento”Ecología de la Educación” y es director del Instituto Arno Stern (Laboratorio de observación y preservación de las disposiciones espontáneas del niño).

Aquí os dejo un mini documental y una entrevista por si queréis saber más sobre André Stern.

 

Y para saber más… os dejo mis libros favoritos!

 

Muchos de ellos están en inglés pero si los menciono es porque son EXCELENTES, y porque de momento no he encontrado nada de una calidad similar en Español. Mirad bien antes de comprarlo si no los queréis en inglés, aunque están a muy buen precio! (algo bueno tenía que tener la globalización…)

Y si conocéis algún libro más que no haya puesto sois más que bienvenidos a recomendarlo en los comentarios 😉

 

 

¿Y vosotros qué…? ¿Habéis probado a poner a los peques hasta arriba de pintura? ¿Cómo ha sido vuestra experiencia? ¿Lo recomendaríais a otros padres que estén dudosos?

 

Os veo en unos días con los Proyectos de Arte que hemos hecho con Bichillo!!

 

Este blog se alimenta de vuestros COMENTARIOS, que me animan mucho a seguir leyendo, investigando, documentando y sobre todo subiendo y explicando todo lo que hacemos en casa a la web. Si conoceís a gente a quien le pueda interesar nuestros Posts COMPARTID, si os gusta mucho lo que hacemos SUSCRIBÍOS o seguidnos en Instagram, Facebook y Twitter. Y si creéis que hay algo que pueda mejorar, contádnsolo.

Mil gracias!  

 

5 Respuestas

  1. ¡Qué inspirador! En cuanto volvamos de las vacaciones en España compraremos los colorantes alimentarios del post siguiente. Muchas gracias por el link, llevaba tiempo queriendo comprar alguno y no sabía cuál era el mejor 😀

  2. Me ha encantado el post. Me suscribo para seguirte. Gracias por compartir 😊

  3. Me ha encantado!!!
    Suuuuuuuuuuúper interesante!
    Gracias!

Dejar una opinión