Frasco de la calma

publicado en: A jugar!!!, DIY | 0

Mindfulness desde la cuna ūüėČ

La inteligencia emocional es una habilidad que se adquiere y nosotros podemos guiar a nuestros hijos a conocer y gestionar sus propias emociones desde muy pronto.

Libros como Inteligencia Emocional de Daniel Goleman¬†y El Cerebro del Ni√Īo de Daniel J. Siegel¬†analizan, desde la psicolog√≠a el primero y la neurociencia el segundo, nuestros procesos emocionales, trayendo mucha luz al complejo mundo de las rabietas.

El frasco de la calma, basado en las ideas de Mar√≠a Montessori parece un juego, pero ense√Īa indirectamente al ni√Īo a encontrar su equilibrio interior por medio de la observaci√≥n y la abstracci√≥n. Queda genial en una mesa de la paz y adem√°s es una actividad muy divertida que pueden hacer ellos mismos con un poco de ayuda.

¬ŅPor qu√© funciona?

Somos imitadores natos,¬†las neuronas espejo¬†nos hacen aprender¬†imitando¬†a los dem√°s. Sabemos¬†que los beb√©s aprenden a regular su respiraci√≥n, latidos y temperatura sincroniz√°ndose con fuentes externas a s√≠ mismos, mediante el “piel con piel”, y seg√ļn van creciendo van necesitando modelos para aprender a identificar y gestionar ellos solitos lo que sienten. Os dejo, para los que no lo conozc√°is -y aunque no tenga mucho que ver directamente (que s√≠ indirecta para el que sepa conectarlo…)- con el Dr. Nils Bergman, creador del m√©todo canguro, explicando el alcance a largo plazo del piel con piel:

 

Nosotros, los papis, somos su principal modelo¬†a seguir a la hora de gestionar emociones dif√≠ciles… Es una gran responsabilidad, y aunque no siempre estemos a la altura aprendemos de ello¬†e intentamos mejorar. El frasco de la calma puede sernos de gran ayuda para mostrarles visualmente c√≥mo auto-regularse y respirar hondo en un momento de tensi√≥n, enfocando la atenci√≥n en una sola cosa. En los tiempos que corren de descontrol y exceso de informaci√≥n, plantar semillas de autoconocimiento, concentraci√≥n y mindfulness¬†es un regalo para nuestro hijos que les acompa√Īar√°¬†para toda la vida.

Qué necesitamos para hacer nuestro Frasco de la Calma:

img_3718

  • Un tarro transparente con tapa. Originalmente es cristal, pero puede hacerse con un pl√°stico de calidad por seguridad
  • Pegamento de purpurina
  • Purpurina seca de distintos colores y formas, a gusto personal
  • Agua hirviendo
  • Vasos de cristal transparente para mezclar colores
  • Colorantes alimentarios o acuarelas
  • Glicerina o un jab√≥n/champ√ļ l√≠quido transparente que no haga mucha espuma

Pasos 

  1. Elegimos el color de base del agua y echamos unas gotas de colorante o acuarela en un vaso (mejor con agua hirviendo ya) hasta que encontremos el color que queremos (podemos usar la actividad para jugar a las mezclas de colores tambien!). Os recomiendo hacer unas cuantas pruebas antes de decidir, para encontrar una combinaci√≥n¬†que nos guste con las purpurinas y que no sea demasiado oscura, para dejarnos ver por dentro del tarro. Hay algunas purpurinas “modernas”, con muchos reflejos de colorines, que desti√Īen al cabo de unos d√≠as y enguarran bastante la mezcla. Si quereis un resultado duradero lo mejor es hacer la prueba antes, o la purpurina de toda la vida, metalizada y gordita al tacto, aunque tenga menos destellos de colorines.
  2. Echamos pegamento de purpurina en el tarro, aproximadamente 1/3 de su capacidad.
  3. A√Īadimos un poco de¬†agua coloreada, lo bastante caliente para que disuelva el pegamento. Los que us√©is un frasco¬†de pl√°stico, tened cuidado de que no se derrita!
  4. Removemos bien para disolver todo el pegamento (un palillo chino desechable va genial si no queréis manchar cubiertos de pegamento).
  5. A√Īadimos una cucharada de glicerina o jab√≥n y removemos de nuevo para integrarlo. La glicerina y el pegamento densifican el agua y hacen m√°s lento el movimiento de la purpurina (aqu√≠ tambi√©n podemos hacer experimentos explic√°ndoles a lo ni√Īos la diferencia)
  6. Ponemos en el frasco las purpurinas secas que queramos. Una mezcla de texturas creará distintas velocidades de caída.
  7. Removemos a ver si nos gusta. Ajustamos cantidades de purpurina si¬†nos parece poca…
  8. Llenamos de agua hasta que rebose la espuma y quitamos el exceso pasando algo liso a ras de la embocadura. Si queda espuma echamos m√°s agua coloreada para que salga,
  9. Ponemos la tapa. Si es un corcho, lo apretamos bien que coja liquido y se expanda para sellar. Si es otro tipo de tapa se puede pegar con pegamento l√≠quido, de pistola o sellar por ejemplo con tefl√≥n para evitar fugas… incluso podemos hacer el vac√≠o al ba√Īo mar√≠a como si fuera una conserva, nivel avanzado jaja.

calming jar (tarro) frasco de la calma con purpurina de mam√° extraterrestre DIY

Presentación del juguete 

Lo ideal sería explicarles cómo utilizarlo con antelación, en un momento tranquilo que estén bien receptivos, por ejemplo así:

  • Cuando el frasco est√° tranquilo, nada se mueve. Est√° en PAZ
  • La purpurina, al agitarse, materializa el tornado de emociones interno que sentimos cuando nos enfadamos. TORMENTA. Puede servirnos para externalizar¬†con movimiento (pero con respeto, sin romperlo) c√≥mo nos sentimos.
  • Dura un rato a toda velocidad. As√≠ estamos nosotros por dentro…
  • Fuera de control. GRRR!!!
  • Pero va ralentiz√°ndose y¬†cayendo poco a poco. Respiramos y observamos c√≥mo se tranquiliza todo.
  • Nos metemos dentro, nos fijamos en¬†los brillos, ponemos la vista borrosa y nos dejamos llevar por el movimiento. Estamos dentro!
  • Observamos, sin intervenir, c√≥mo cada vez va mas lento, hasta la quietud total. Nuestra respiraci√≥n lo sigue.
  • Est√° todo quieto de nuevo. Vuelve a la PAZ.

Que la calma¬†os acompa√Īe…

0 Respuestas

  1. Qué bien explicado!
    Nosotros tenemos de varios colores pero en botella de pl√°stico ūüôā

  2. Desde que vi uno quiero hacerlo, pero pens√© que es para ni√Īos mayores. Desde cuando le interesa al bichillo?

Dejar una opinión