Circuito magnético vertical para bolas DIY

publicado en: A jugar!!!, Arte y creatividad, DIY | 0

Construye laberintos infinitos de tubos… en la puerta de tu nevera!

 

Hacer un circuito en vertical o laberinto de bolas es todo un desafío donde se ejercitan jugando la motricidad fina, la inteligencia espacial, la solución de problemas vía ensayo-error y varios conceptos bastante complejos como la gravedad, la inercia, los campos magnéticos y la causa-efecto.

Además lo construimos desde cero, como una actividad absolutamente procesual y no planificada, que va surgiendo sobre la marcha, desde la observación y el seguimiento de los intereses de Bichillo, que tiene 19 meses ahora. Todo comienza con una recolección de tubos de cartón para hacer juego heurístico. Una tarde decidimos pintarlos para hacer algo distinto, porque ya los hemos usado mucho y así les damos “una vuelta”… de esa simple elección de materiales y colores arranca un proceso creativo de un par de semanas, de piezas sueltas que al final se encuentran en un todo y parece que toda la vida hubiéramos tenido el plan de hacer el laberinto magnético. Hemos hecho todo con nuestras manos, hasta las pelotitas, y por supuesto reciclando y gastando el mínimo posible en materiales. Seguid leyendo que os cuento todo 😀

 

 

Pintando tubos de cartón

 

Algo tan simple como cambiar de superficie y pintar en algo tridimensional, lo habéis probado? A Bichillo le encantó aprender a rotar el tubo para pintarlo.

Como siempre, hice yo la pre-selección de colores y los coloqué a modo de invitación. Las temperas de Crayola las preparé en tapitas de tarros, en dos tandas separadas: tonos fríos y tonos cálidos.

 

Entre una tanda y otra pasó de todo: Bichillo se paseó por media casa llena de pintura…nos lavamos las manos, jugamos a otras cosas, merendamos, salimos a dar un paseo… para que os hagáis una idea que trabajar con Toddler no es un proceso ni lineal ni predecible, así que hay que deshacerse de las expectativas. Es muy de vivir el presente, el AHORA (tenemos tanto que aprender de ellos…)

TRUCO! : Si veis que sucede esto y que se os van a secar las pinturas, ponedlas en la nevera cubiertas con papel film tocando la pintura. Así aguantan DÍAS!

Observando unos días… a ver qué hace con ellos

 

Terminada la fase artística, dejamos secar los tubos y al cabo de unos días se los volví a presentar para jugar. Los tenía todos atados con una cuerda y estuvo un rato largo paseándolos por toda la casa como si fueran un perro… también los sacó del atadillo, hizo la trompetilla con ellos y finalmente empezó a colocarlos y tirarlos como bolos. Pero el momento Eureka vino cuando recordó los agujeros!

Fue con sus cochecitos de jugar que empezó a pasarlos por dentro y viendo cómo salían por el otro lado. Trajimos bolitas y pompones… ya teníamos actividad!!!

Pensé en ponérselos con Washi Tape en la pared pero es que no nos quedan ya paredes libres en la casa… además se estropearía la pintura y no se podrían mover de ahí, y a mi me interesa que sea algo tipo “piezas sueltas” con muchas posibilidades, que crezca con ella. así que cuando vi el lateral del friegaplatos libre lo tuve claro. Me acordé entonces de nuestro viaje a Nueva York hace un par de meses, y de la librería pública de la calle 58 (súper recomendada si necesitais parar en el UpTown con los Bichetes un rato a que descarguen energía…ya escribiré el Post del viaje algún día…) donde había un panel enorme lleno de tuberías de PVC y tablitas con imanes para inventar circuitos de bolas.

 

 

Así que comencé a probar si le atraía la actividad… poniéndole los tubos con unas pinzas magnéticas del Tiger a ver qué pasaba… Si! entendía lo que podía hacer!!! Seleccioné unos pocos y les hice agujeritos con un Cutter para que pudiera ver las pelotitas pasar por dentro… Y así empezó todo 😀

 

 

Desarrollando el circuito

 

Al principio compramos cinta adhesiva magnética en el Todo a 1€. Funciona y aguanta los tubos, pero no tiene suficiente fuerza para soportar el peso de la bolita, los descoloca al más mínimo impacto.

Compramos imanes más fuertes y los pegamos con pegamento fuerte. Mejor, esto ya es otra cosa! Pero necesitamos otras bolas, las de madera y las canicas pesan mucho y siguen desplazando un poco los tubos. Los pompones solo ruedan si está muy empinado, apenas cogen inercia… se atascan en las juntas porque no tienen una superficie diáfana…

-Todo esto se lo voy explicando a Bichillo mientras pasa. No se si entiende algo pero luego ella se pone a contarse algo parecido a lo que le he explicado mientras agarra y señala los mismos elementos… me muero de amor, son geniales estos peques!

 

 

Hacemos nuestras propias bolitas: híper ligeras

 

Sabemos que tienen que pesar muchísimo menos y ser un poco más pequeñas y lisas para no atascarse y coger velocidad… a ser posible de colores para que nos peguen con la estética del laberinto…… A ver… ¿Qué tenemos por casa? A IMPROVISAR!!!!

 

– Me parece que hacer participar a los peques en estos procesos creativos, de búsqueda e investigación, aunque lo hagamos todo nosotros, les ENSEÑA A PENSAR y a DEDUCIR por sí mismos, a buscar soluciones con los recursos que hay a mano y a no dar las cosas por supuesto ni a esperar que otros las hagan por ellos. Yo lo aprendí así de mi madre y creo que es uno de los mejores regalos que me he llevado de ella 😀

 

Se me ocurre utilizar unas tarrinas de Silk Clay y Foam Clay que nos regalaron los vecinos aquí en Múnich: no sabían qué hacer con ellas y se les estaban secando. Ya tenemos actividad para la tarde! Nos salen genial, con unos colores chulísimos y una textura súper divertida, vaya descubrimiento! Hemos disfrutado tanto esta actividad que en vez de ponerla aquí de pasada os he hecho otro Post para las pelotitas galácticas y otras ideas con Silk Clay porque nos ha encantado este material (estoy haciendo los dos Post a la vez, mañana lo programo para publicar, estad atentos!)

 

Aquí os dejo links de Amazon por si os apetece comprarlas, para hacer bolitas o para otra cosa:

 

Todo listo! A jugar!!!

 

Y lo mejor es que se puede hacer un montón de veces de todas las formas imaginables. Bichillo aún no entiende el concepto del circuito, solamente le gusta tirar la pelotita y recogerla de la caja de abajo, pero poco a poco va interiorizando como funciona. Ayer mismo la pillé ajustando los tubos como hago yo para que pase la pelotilla bien; así que, aunque parezca que no se enteran, NADA CAE EN SACO ROTO amigos…

 

 

 mamaextraterrestre circuito bolas magnetico tubos carton rollos papel cocina DIY

 

Resumen: Qué materiales necesitas para hacer un laberinto de bolas vertical magnético

 

  • Rollos de cartón
  • Cutter
  • Tijeras
  • Témperas y pinceles para decorar los tubos
  • Imanes fuertes
  • Pegamento fuerte
  • Una superficie de metal (el frente o el lateral de la nevera, por ejemplo)
  • Bolitas ligeras (se pueden hacer con Silk Clay y Foam Clay)
  • Un receptáculo para las bolitas (caja de cartón, cesta, etc… )

 

 

Os ha gustado? Tenéis sitio para hacer uno? Y si ya lo tenéis, contadme vuestra experiencia con los circuitos verticales ¿A qué edad lo presentasteis? 

Nosotros, como ya habréis notado por la falta de Posts, estamos de vacaciones en España. Iré subiendo cositas poco a poco que me he dejado medio preparadas, pero no tengo aquí mi ordenador y la edición de fotos se hace complicada (como podéis ver en este mismo Post). Si queréis saber de nosotras más a menudo, pasad por nuestro Instagram!!! la cámara de fotos sí me la he traído 🙂 Y ahí vamos contandoos todo casi a diario.

Feliz agosto y seguid creando!!!

 

 

 

 

 

Dejar una opinión